jueves, 27 de agosto de 2015

Segunda vez




En el acto ingenuo
de tropezar dos veces
con la misma piedra
algunos perciben
tozudez
Yo me limito a comprobar
la persistencia de las piedras
el hecho insólito
de que permanezcan en el mismo lugar
después de haber herido a alguien.





Cristina Peri Rossi (Montevideo, Uruguay, 1941)

Te digo adiós en defensa propia



" Hay muchas formas de despedirse/
dando la mano/dando la espalda/
nombrando fechas/con voz de olvido/
pensando en nunca/moviendo un ramo ya deshojado

Por suerte a veces/queda un abrazo/
dos utopías/medio consuelo/
una confianza que sobrevive/
y entonces triste/el adiós dice que ojalá vuelvas

Este adiós que te guardo
está madurando con los días
Exprimo nuestra vivencia
y no la dejo quedarse
en el pasado

No puedo avanzar contigo
porque te deseo a cada instante
y desear lo que no se puede tener
es como escribir
sin que nadie te lea.

Eso seguro que lo entiendes.

Te quiero pero no deseo luchar
contra el destino
Disfrutaré de vez en cuando
de tu recuerdo
que seguirá alterándome".

Mario Benedetti. 

jueves, 13 de agosto de 2015

La cultura del envase




Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen silencio, ni pueden comprarlo.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen piernas que se han olvidado de caminar, como las alas de las gallinas se han olvidado de volar.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que comen basura y pagan por ella como si fuese comida.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen el derecho de respirar mierda, como si fuera aire, sin pagar nada por ella.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen más libertad que la libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que viven dramas pasionales con las máquinas.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que son siempre muchos y están siempre solos.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no saben que son pobres.


Eduardo Galeano - Patas arriba.

sábado, 8 de agosto de 2015

Mereces un amor



Mereces un amor que te quiera despeinada, con todo y las razones que te levantan de prisa, con todo y los demonios que no te dejan dormir. 

Mereces un amor que te haga sentir segura, que pueda comerse al mundo si camina de tu mano, que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel. 

Mereces un amor que quiera bailar contigo, que visite el paraíso cada vez que mira tus ojos, y que no se aburra nunca de leer tus expresiones. 

Mereces un amor que te escuche cuando cantas, que te apoye en tus ridículos, que respete que eres libre, que te acompañe en tu vuelo, que no le asuste caer. 

Mereces un amor que se lleve las mentiras, que te traiga la ilusión, el café y la poesía.”

Frida Kahlo

miércoles, 5 de agosto de 2015

Amar sin miedo

Ama sin medida, sin límite, sin complejo, sin permiso, sin coraje, sin consejo, sin duda, sin precio, sin cura, sin nada. No tengas miedo de amar, verterás lágrimas con amor o sin él.

Chavela Vargas 

lunes, 3 de agosto de 2015

Salvando el mundo

Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

BORGES

domingo, 2 de agosto de 2015

No te enamores de una mujer..



"No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe...

No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.

No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.

No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y vertigue un inmenso horror por las injusticias. Una a la que no le guste para nada ver televisión.

Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo. No te enamores de una mujer intensa, lúdica, lúcida e irreverente.

No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa"

Martha Rivera

No importa lo que digas


“...No importa lo que diga, no importa con que palabras y con que argumentos trate de defenderse. Al final, al final de todo, uno responde a todas las preguntas con los hechos de su vida: a las preguntas que el mundo le ha hecho una y otra vez. Las preguntas son estas: Quien eres? Que has querido de verdad? Que has sabido de verdad? A que has sido fiel o infiel? Con que y con quien te has comportado con valentia o con cobardia? Estas con las preguntas. Uno responde como puede, diciendo la verdad o mintiendo: eso no importa. Lo que si importa es que uno al final responde con su vida entera.”


Sándor Márai

Canto de mí mismo




SONG OF MYSELF – Walt Withman, USA-

I celebrate myself, and sing myself,
And what I assume you shall assume,
For every atom belonging to me as good belongs to you.



CANTO DE MÍ MISMO -traducción J.L Borges, Argentina-

Yo me celebro y yo me canto,
Y todo cuanto es mío también es tuyo,
Porque no hay un átomo de mi cuerpo que no te pertenezca.

Y luego estábamos saltando




En el sueño él viene y se sienta frente a mí frente a algo que parece una mesa pero que tiene una constelación de estrellas pintadas sobre ella

Él viste su viejo suéter amarillo que usaba sólo para estar en la casa. Se ve inquietantemente más mayor de que lo que lo recuerdo.. Y triste, realmente triste.

Recuerdo esa tristeza, he vivido en esa tristeza como niebla. Como un virus entregué mi cuerpo a él
para que la tristeza se fuera. Él tomó mi cuerpo para hacer marchar a su tristeza y cuando eso no funcionó él hizo de mí alguien tan triste como él

Pero ahora aquí, en la mesa con las estrellas y la galaxia que parece estar viva entre nosotros sé sin duda que su tristeza le pertenece.

En un primer momento no me muevo ni fuera ni hacia, y me siento extrañamente confiada. Levanto la vista y me doy cuenta. Hay un gran círculo de miles, quizás millones de personas sentadas alrededor de nosotros y estamos en algo así como un Coliseo y las personas, pacientes y en silencio, aguardan-

Algunas mujeres están tejiendo agarraderas y otras banderas rojas. Algunos hombres se inclinan hacia adelante en sus asientos fumando cigarrillos, algunos están usando sombreros extraños como de payasos. No son el tipo de personas 
con las que mi padre habría hablado, y ellos lo saben,
pero no son crueles.

Mi padre repentinamente se molesta, enojado de la manera que solía ser realmente, impaciente enojado y dice con cara de malo, “¿Qué es lo que buscas, Evie?”

Él parece tan pequeño, tan frágil-- Sé que no estoy destinada para salvarlo.

Y luego el silencio desciende. Un frasco de líquido, luz que nos rodea nos sostiene, nos contiene, y de la nada este coágulo, este sucio sangriento y transparente coágulo lleno de ruidos agudos y restos de crueldad empieza a salir de mí, de todas las partes de mi cuerpo, saliendo de mí 
reunido 
en un enorme coágulo.

Y flota como una nube de lluvia turbia, pasando por encima de la cabeza de mi padre, como si estuviera esperando algo y mi padre de un golpe mira hacia arriba, y entonces abre la boca tan natural, tan fácil y recibe mi río de 
dolor, se lo traga todo, y todas las personas comienzan a animar, a animar salvajemente y a cantar y bailar

No puedo quitar mis ojos de él. Mi padre se vuelve por completo, sus mejillas abultadas y rojas,
casi a punto de explotar, no es capaz de soportar mucho más, y a continuación, estas lágrimas rojas comienzan a 
verterse por las mejillas de mi padre

Estoy un poco asustada -se ve como si estuviera llorando sangre-. pero la gente todavía están animando. Ellos son tan alentadores.. Esto continúa por un tiempo, mi padre llorando y llorando lágrimas rojas de sangre

Y lo busco porque no voy a dejar de mirarlo. De repente mi padre se convierte en un niño y él no está triste, él es deslumbrante e inteligente y juguetón. Él me lleva de la mano
y camina conmigo hacia el centro 
del coliseo, que es 
ahora un campo de hierba alta y salvaje que cosquillea soplada por el viento, y empezamos a saltar y saltar, locos saltos

No puedo creer que estemos saltando tan alto, la tierra es un trampolín y no tengo miedo para ir más y más alto

Cuando me despierto pienso... Oh, eso es todo. Esto es la justicia.

Eve Ensler 
07 2013

http://www.revistaenie.clarin.com/escenarios/Eve-Ensler-monologos-de-la-vagina_0_625737610.html 

Aún estoy llegando



Thich Nhat Hanh

No digáis que partiré mañana,
pues aún estoy llegando.
Mirad profundamente;
estoy llegando a cada instante,
para ser brote de primavera en una rama,
para ser pajarillo de alas aún frágiles,
que aprendo a cantar en mi nuevo nido,
para ser mariposa en el corazón de una flor,
para ser joya oculta en una piedra. Aún estoy llegando
para reír y para llorar,
para temer y para esperar. El ritmo de mi corazón
es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive. Soy un insecto
que se metamorfosea
en la superficie del río. Y soy el pájaro
que se precipita para tragarlo. Soy una rana
que nada feliz
en las aguas claras del estanque. Y soy la serpiente acuática
que sigilosamente
se alimenta de la rana. Soy el niño de Uganda,
todo piel y huesos,
mis piernas tan delgadas
como cañas de bambú. Y soy el comerciante de armas
que vende armas letales a Uganda. Soy la niña de doce años,
refugiada en una pequeña embarcación,
que se arroja al océano
tras haber sido violada por un pirata. Y soy el pirata,
cuyo corazón es aún incapaz
de ver y de amar. Soy un miembro delPolitburó
con todo el poder en mis manos. Y soy el hombre que ha pagado
su “deuda de sangre” a mi pueblo
muriendo lentamente
en un campo de concentración. Mi alegría es como la primavera,
tan cálida que hace florecer
las flores de la Tierra entera… Mi dolor es como un río de lágrimas,
tan vasto que llena
los cuatro océanos. Llamadme por mis verdaderos nombres,
os lo ruego
para poder despertar
y que la puerta de mi corazón
pueda quedar abierta,
la puerta de la compasión.

sábado, 1 de agosto de 2015

Llámame



Llámame para decirme que has perdido la llave
para preguntarme si recuerdo donde está aquel estúpido recibo.

Llámame una madrugada para que busque una farmacia de guardia,
quizás un domingo cuando todos creen descansar.

Llámame para partirme la monótona tarde en un antes y un después.

Llámame cabrón por no querer que te hundas conmigo.

Llámame para volver a ver tu número en la pantalla como un rayo de sol.

Llámame para que te acompañe donde no encuentres a nadie que lo haga.

Llámame cuando se hayan acabado las risas, y las sustancias y los cuerpos den un incómodo calor.

Llámame con la excusa opuesta al deseo

Llámame sin que se note la necesidad.

Llámame diciendo que era una confusión

Llámame para que te recoja donde perdiste el último zapato de cristal.

Llámame con la furia de un llanto sin madre

Llámame con el saldo de los buenos momentos

Llámame amor aunque pronuncies otro nombre
aunque no cuentes nada nuevo
aunque conteste otra decepción.




Juan Leyva

Instrucciones para curar un corazón agrietado



Cuando una se tiene que sujetar de nuevo las grietas del corazón con una mano, con la otra corta un limón por la mitad. Con las yemas de los dedos mojadas en zumo, pasándolas con suavidad por las hendiduras, limpia despacio la arena que se ha quedado en la piel prendida.

Luego, mientras con una mano se sujeta el corazón agrietado, recoge con la otra mano el canto del aire, la luz del sol, el calor y el frío, y teje, con las voces amadas entramando, un paño nuevo que aplicar sobre todos los paños anteriores, sobre cada gasa, cada venda, cada lienzo blanco y limpio que utilizó para tapar las grietas viejas.

Con el cemento de la fragilidad en los cimientos y el del dolor enredado en los rizos, sella los arañazos y las quemaduras. Con el canto en una mano y el corazón sujeto en la otra, una teje y sella sin parar, con calma, mojando el tejido en el limón cortado, limpiando, cimentando, entretejiendo el canto y la lluvia con la sangre y las raíces, hasta que, despacio, la alegría vuelve a restañar las grietas, cubre los arañazos, borra las quemaduras, hace brotar la sonrisa y una luz antigua pero fuerte vuelve a desplegarse en el fondo de los ojos.

Cuando todo esto ocurre, cuando una puede soltar un poco el corazón de nuevo, siente las cuatro patas firmes en el suelo. Coge el limón entre las manos, lo acerca a la nariz, lo huele. Observa el amarillo breve e intenso, saca la punta de la lengua hasta tocar el corte, se inunda la boca de luz y de verano. Después se frota las manos con el limón para que huelan a sol y a niño y a risas.

Y luego, con las cuatro patas en la tierra, con el corazón en las manos restañado hasta el siguiente galope de cuádrigas, una sabe que, esta noche, su fragilidad aullará a la luna azul. Que aunque sangren las grietas, tiene raíces y cimientos, y que, cuando sacude y levanta la cabeza, de los rizos se desprende el dolor y muere. Y que, mientras me sujeto las grietas del corazón con una mano, con la otra canto.


https://www.facebook.com/pon.sinmas/posts/936569556386667


I RISE by Maya Angelou










Y AÚN ASÍ, ME LEVANTO.

“Tú puedes escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo… me levanto.


¿Mi descaro te molesta?
¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa…

Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
así… yo me levanto.

¿Me quieres ver destrozada?
cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.

¿Mi arrogancia te ofende?
No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.

Puedes dispararme con tus palabras,
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levanto.

¿Mi sensualidad te molesta?
¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?

De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levanto
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levanto
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levanto,
a un amanecer maravillosamente claro,
me levanto,
brindando los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
Me levanto.
Me levanto.
Me levanto.”

Maya Angelou