sábado, 25 de julio de 2009

Los intereses creados

"Y en ellas visteis, como en las farsas de la vida, que a estos muñecos como a los humanos, muévenlos cordelillos groseros, que son los intereses, las pasioncillas, los engaños y todas las miserias de su condición: tiran unos de sus pies y los llevan a tristes andanzas; tiran otros de sus manos, que trabajan con pena, luchan con rabia, hurtan con astucia, matan con violencia.
Pero entre todos ellos desciende a veces del cielo al corazón un hilo sutil, como tejido con luz del sol y con luz de luna, el hilo del amor, que a los humanos, como a estos muñecos que semejan humanos, les hace parecer divinos, y trae a nuestra frente resplandores de aurora, y pone alas en nuestro corazón y nos dice que no todo es farsa en la farsa, que hay algo divino en nuestra vida que es verdad y es eterno y no puede acabar cuando la farsa acaba. "
Jacinto Benavente.

viernes, 24 de julio de 2009

No me gaste las palabras

“No me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro.

Si usted habla de progreso
nada más que por hablar
mire que todos sabemos
que adelante no es atrás.

Si está contra la violencia
pero nos apunta bien
si la violencia va y vuelve
no se me queje después

Si usted pide garantías
sólo para su corral
mire que el pueblo conoce
lo que hay que garantizar

No me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro

Si habla de paz
pero tiene costumbre de torturar
mire que hay para ese vicio
una cura radical

Si escribe reforma agraria
pero sólo en el papel
mire que si el pueblo avanza
la tierra viene con él

Si está entregando el país
y habla de soberanía
quién va a dudar que usted es
soberana porquería

No me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro

No me ensucie las palabras
no les quite su sabor
y límpiese bien la boca
si dice revolución”.

Las palabras. Mario Benedetti.

viernes, 3 de julio de 2009

AMOR

Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.
Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más.
Yo sólo aspiro a estar contigo en paz
y a estar en paz con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.

Antonio Gamoneda

Estar en ti

Yo no entro en ti para que tú te pierdas
bajo la fuerza de mi amor;
yo no entro en ti para perderme
en tu existencia ni en la mía;

yo te amo y actúo en tu corazón
para vivir con tu naturaleza,
para que tú te extiendas en mi vida.

Ni tú ni yo.
Ni tú ni yo.

Ni tus cabellos esparcidos aunque los amo tanto.
Sólo esta oscura compañía.
Ahora siento la libertad.

Esparce tus cabellos.
Esparce tus cabellos.

Antonio Gamoneda

jueves, 2 de julio de 2009

La palabra

Mientras la paz sea el fin y no el comienzo,
mientras el miedo se combata con miedo,
mientras la ley sea norma y no principio,
mientras la soledad sean miles de adjetivos,
mientras sólo a los de siempre les llegue el agua al cuello,
mientras la libertad sea una palabra de las enciclopedias,
mientras la inteligencia se escriba con minúsculas,
mintras los fusiles nos tengan a todos como blanco,
mientras la sociedad sea la suciedad,
mientras el orden se mantenga a culatazos,
mientras la justicia esté de vacaciones,
mientras todos estemos en libertad provisional,
mientras se diga ejército y no ejercito,
mientras la igualdad sea un signo matemático,
no digáis que la palabra sirve para algo.

MANUEL DIEZ DE LOS RIOS