domingo, 7 de diciembre de 2008

Perdida

Estás perdida.
Perdida, triste y tremendamente sola.
No puedo acercarme.
Te siento como un cristal
que no sé cómo sostener
sin hacerlo pedazos.

Si permaneces inmóvil en tu caja oscura
el tiempo se comerá tu espacio.
Niña tonta, no es tu refugio, es tu celda.
Y pareces no enterarte.
Que no se puede vivir sin sueños.
Y que el amor, no puede salvarte.

Para Carmen.