domingo, 24 de julio de 2016

Historias sin terminar

Cuando cierro los ojos

te veo ahí,

inmóvil, mirándome,

como si quisieras romper

con un beso

el muro que nos atraviesa

el alma.

Te noto paciente,

con la ternura de quien

sabe mirar de frente

al amor.

Tus ojos hablan por ti,

no hace falta que digas nada,

que yo ya lo sé.

Pero tus manos te delatan,

percibo los nervios de quien

no supo querer a tiempo.

Y ahora le duele.

Cierro los ojos y sigues ahí,

todavía sin mediar palabra.

Y yo jamás he escuchado nada

tan bello

como tu silencio.

Tenemos todo el tiempo del mundo,

tenemos cualquier ciudad

a nuestra disposición.

Tenemos al amor

de nuestro lado,

y a la razón mirándonos de reojo.

Podemos terminar

aquello que dejamos a medias,

y poner un punto final

a nuestra historia.

Podemos cerrar lo que tenemos,

y seguir nuestros caminos.

Abro los ojos,

y por suerte,

no estás ahí inmóvil,

tampoco me miras,

ni rompes muros con besos.

Nada ha terminado.

Por que no hay nada más bonito

que una historia perforada

por las agujas de

todos los relojes

que he dejado rotos

desde que te estoy esperando.

http://culturacolectiva.com/historias-sin-terminar/

No hay comentarios: