miércoles, 22 de junio de 2011

Palabras/ Eduardo Galeano

Hace unos 15 mil millones de años, según dicen los entendidos,
un huevo incandescente estalló en medio de la nada
y dió nacimiento a los cielos y a las estrellas y a los mundos.

Hace unos 4 mil ó 4 mil 500 millones de años,
años más años menos, la primera célula bebió el caldo del mar,
y le gustó, y se duplicó para tener a quien convidar el trago.

Hace unos dos millones de años, la mujer y el hombre,
casi monos, se irguieron sobre sus patas y alzaron los brazos
y se entraron, y por primera vez tuvieron la alegría
y el pánico de verse, cara a cara, mientras estaban en eso.

Hace unos 450 mil años, la mujer y el hombre
frotaron dos piedras y encendieron el primer fuego,
que los ayudo a defenderse del invierno.

Hace unos 300 mil años, la mujer y el hombre
se dijeron las primeras palabras y creyeron
que podían entenderse.

Y en eso estamos, todavía:
queriendo ser dos, muertos de miedo,
muertos de frío, buscando palabras…

1 comentario:

Josu Sein dijo...

Esto supera al Génesis bíblico con creces.