lunes, 18 de enero de 2010

La última cinta- Samuel Beckett

...el intento desesperado del hombre de conservarse y recuperarse a sí mismo mediante una grabación magnetofónica estropeada. Oírse a uno mismo es la última comprobación de la propia existencia. Hay ancianos que se sienten abandonados y de noche se hablan a sí mismos, se cuentan lo que ya no pueden contar a sus muertos queridos y lo que no quieren escuchar los vivos indiferentes.

Extraído de El escriba sentado de Manuel V. Montalbán.

No hay comentarios: