domingo, 11 de octubre de 2009

Ligero equipaje

Dicen que al cambiar de continente se da vuelta la vida.
La luna se ve del revés y el agua cae por el desagüe en sentido contrario.
Una mujer se desdobló cuando cruzó el Atlántico.
Venía de una casa de mujeres solas y pasó a ser sólo una mujer.
Vivió la mitad de su vida en cada tierra, se convirtió en residente de su propio mundo porque ningún lugar ya le pertenecía.
Y cuando llegó el momento del recuento, de la decisión que inclinaría la balanza en una u otra dirección, hizo la maleta.
No se supo más de ella.

La manivela rota.

No hay comentarios: