sábado, 3 de enero de 2009

Framentos III

Me partió el corazón, pero al herirlo lo creó.
Nunca lo entenderías.
Mi pobre... mi querida... Nunca hubiera podido pagarte lo que hiciste en mí.
Iluminaste el lado oscuro de mi corazón.
¿Por qué decidiste permanecer pobre, dejándome a mí tan rico?.
Te propongo construir un nuevo canal, sin esclusas ni excusas;
que comunique tu mirada Atlántica con mi natural Pacífico.

El lado oscuro del corazón

No hay comentarios: