domingo, 7 de diciembre de 2008

Perdida

Estás perdida.
Perdida, triste y tremendamente sola.
No puedo acercarme.
Te siento como un cristal
que no sé cómo sostener
sin hacerlo pedazos.

Si permaneces inmóvil en tu caja oscura
el tiempo se comerá tu espacio.
Niña tonta, no es tu refugio, es tu celda.
Y pareces no enterarte.
Que no se puede vivir sin sueños.
Y que el amor, no puede salvarte.

Para Carmen.

2 comentarios:

Leónidas dijo...

Diría el poeta que se encuentra perdido:

"Soy mendigo del espacio
y soy mendigo del tiempo,
porque mi refugio es lacio
y mi amanecer incierto".

Un saludo Maya, qué bueno este blog tan poético y lírico.

Santa dijo...

Iba a decir que el amor sí puede salvar...
Pero realmente solo puede salvarse uno mismo(con alguna pequeña colaboración)
¿No?

Hay que tener cuidado con los cristales no vayan a clavarse en el corazón.

Un abrazo